Los uruguayenses derrotaron 79-72 a un Racing de Chivilcoy que venía entonado, volviendo así a la senda de la victoria en casa. Shaw marcó 17 puntos en el local, mientras que De Pietro brilló en Racing con 22 tantos.

Rocamora tuvo que batallar para quedarse con la victoria. En su séptima presentación en la División Centro Sur de la Liga Argentina de Básquetbol, este miércoles, logró una trabajosa victoria 79-72 sobre Racing de Chivilcoy al cabo de un partido muy peleado y que el Rojo pudo volcar a su favor definitivamente en el último cuarto. Erbel De Pietro fue la figura el encuentro tras sumar 22 puntos y tomar 6 rebotes, mientras que en el local el norteamericano Dominique Shaw se destacó con 17 puntos, 8 rebotes y 2 asistencias.

Rocamora lo pudo ganar porque tuvo un poco más de lucidez en el cierre del tercer cuarto y en la primera mitad del último, ahí fue cuando realmente logró escaparse de su rival en el tablero; primero por ocho puntos y a continuación por 11. Antes de eso y en algún pasaje más del último cuarto el partido estuvo abierto para cualquiera ya que ambos repartieron aciertos y errores en muy similares proporciones. Cuando parecía que el Rojo ya lo tenía, Racing lo volvió a complicar y le puso cierto suspenso al epílogo.

Cuando saltaron a jugar se vio lo más pobre de la noche, tras los primeros cinco minutos el tablero mostró un 10-10 de escaso vuelo. Racing fue más efectivo desde el goleo de Daniel Hurtt y Rocamora contrarrestó con algo de Shaw y Paparini. El jugador más efectivo hasta acá del equipo de Varas, Arlando Cook, estuvo peleado con la pelota y con el aro. Después de marrar su cuarto libre consecutivo fue al banco. El primer parcial quedó 22-17.

En la continuidad del juego comenzó a crecer la polenta de Erbel De Pietro y desde sus manos la visita logró pasar al frente (26-27). El trámite se tornó impreciso por momentos y ninguno pudo sacar ventajas. Un triple de O’Garro puso adelante a Racing por uno pero en la siguiente jugada Shaw contestó por la misma vía. Más tarde fue Gago el que castigó la red desde afuera de los 6.75 y recién ahí el Rojo pudo soltarse un poco (42-38). No hubo mucho más tiempo y se fueron al descanso largo 44-40.

En el reinicio De Pietro lastimó de tres y a continuación lo hizo Santiago Barrales para poner el tablero 45-46. Sin dudas fue un llamado de atención para los de Varas, que no podían encontrar su mejor versión y dependieron de las apariciones de Manuel Olocco en la pintura para mantenerse en partido. Hacia el final del parcial un triple de Gago y luego una incursión en tierra enemiga de Gaído le permitieron a Rocamora volver a despegarse (62-57). Esos momentos de inspiración lo ayudaron a irse arriba 66-58.

En el último cuarto Mauro Araujo se cargó las ofensivas al hombro y el Rojo se alejó a nueve, enseguida Olocco estiró a 11 y llegó el tiempo muerto de Diego D’Ambrosio. Sin embargo, Racing nunca se entregó, De Pietro se encargó que eso no pasara aunque fue llamativo que Hurtt estuviera sentado después de los 15 puntos del primer tiempo. Batalló La Academia, con Alejo y Santiago Barrales, y esa ventaja que había sacado el local se achicó (73-68) cuando restaban todavía cinco minutos.

Después de un minuto y medio de desconcierto de ambas partes, apareció Arlando Cook con su único doble de la noche y le devolvió la tranquilidad a Rocamora. De ahí y hasta el final se jugó contra los nervios y esa pelea la ganó el equipo de Varas, que terminó sellando desde la línea un triunfo que vale mucho por lo que le costó. De esta forma llegó a su tercer festejo como local para igualar la línea de Platense y Estudiantes en lo más alto de la tabla. El Calamar, casualmente, será el próximo rival y vendrá el lunes al Paccagnella.


Informe: Prensa Rocamora.

Compartir