A veces un entrenador debe resignar su filosofía. La adaptación al material humano es la clave.

Hoy la Argentina es competitiva si JUEGA, y ELABORA los juegos, ATRÁS y ADELANTE.

Jugar a tirar rápido no es lo mismo que intentar jugar en velocidad, mediante recuperaciones, previo a una gran defensa o después del rebote a cancha abierta. Si, después de ser mezquino, seleccionar el lanzamiento y no APURAR más aún SIN PORCENTAJES sería más adecuado.

Nada de esto paso hace unas horas, donde un equipo como Eslovenia, no solo fue el imponente Luka Doncic, sino también, que su defensa no permitió casi ninguna segundas chances, antes la paupérrima efectividad argentina, además con el balón género tiros limpios y otros contestados, previo a un rompimiento del uno contra uno. El equipo nacional no pudo contener el balón jamás.

El desequilibrio también fue causado por la gran diferencia aérea. Con mucha facilidad sus interiores, ganaron las espaldas de Marcos Delia, quedado en cercanías al cesto.

El primer cuarto ya marcó una tendencia, la asignación de Facundo Campazzo no funcionó con la estrella eslovena, para colmo en los pick and roll, la mayoría fueron defendidos erróneamente, o por espacio, o por atrás o en algunas ocasiones con cambio, sufriendo Luis Scola esa asignación momentánea.

Doncic convirtió 17 puntos y su energía estaba toda dedicada al ataque, ya que atrás marcan a Patricio Garino en un córner y fijo. Su descanso era pronunciado.

Todo fue muy parecido en su desarrollo, los de Hernández vivían del interminable Luifa, las corridas en cancha abierta de Tortuga Deck, y las distracciones y excesos de protesta de los eslovenos.

La defensa argentina, fue pésima, más aún cuando la misma termina en la recuperación del balón, y en este rubro perdió groseramente, ya que permitió 18 segundos tiros.

El ataque careció de juego de pases y rotación de sus jugadores, fue lineal, solo el tiro abierto o arrestos individuales fueron sus argumentos.

Muy pobre todo, y decoroso los 18 puntos finales, donde en casi todo el juego y en comodidad, los europeos estuvieron 25 puntos siempre arriba.

No está todo perdido, vendrá España el jueves, un equipo veterano en sus figuras, pero con mucho más poder de análisis de destrucción en anular al rival, ya que su cuerpo técnico es conocedor de nuestras virtudes y defectos.

Sé que no cambiará la idea de juego, hoy no son épocas de LIBERTADES…la realidad argentina es que tiene LIMITACIONES atléticas y de pocos jugadores DIFERENTES, por eso mismo, lo táctico en elaboración es la clave.

Abrazo amigos

Hue

Compartir