Al igual que todas las competencias de básquet en el país, las eliminatorias y provinciales asociativos bonaerenses muestran un panorama incierto para esta temporada.

Son de público conocimiento las complicaciones que están experimentando los diferentes deportes colectivos en todo el territorio nacional. La pandemia y el coronavirus cancelaron las prácticas y las competencias deportivas a mediados de marzo, y a medida que avanzó el A.P.S.O. (aislamiento preventivo social y obligatorio), algunos deportes pudieron regresar a sus actividades casi habituales, dependiendo del lugar geográfico, ya que no todos los rincones del vasto territorio nacional se encuentran en la misma fase. Sin embargo, los deportes colectivos todavía parecen lejos de regresar.

Ese es el caso del básquetbol en general, y con respecto a la Asociación Básquetbol Chivilcoy, una de las complicaciones tiene que ver con las selecciones de las diferentes categorías. En esta temporada 2020, durante el mes de febrero había comenzado su preparación la selección de la categoría U17 con un cuerpo técnico encabezado por Elías Beguerie como entrenador, más Ignacio Devida como asistente, Emiliano Pellegrino como preparador físico y Silvio Villalba como auxiliar, junto a un grupo de 17 jugadores preseleccionados. El objetivo era llegar de la mejor manera a la eliminatoria zonal frente a la selección de Junín, para conocer al representante de Zona 2 en el Campeonato Provincial. Toda esa ilusión se vio frustrada con la llegada de la pandemia, y ahora solamente queda esperar; primero que se pueda volver a jugar al básquetbol en el país, y luego la reprogramación de las distintas competencias.

En ese mismo sentido quedan pendientes las competencias para las categorías U13, U15 y U19, en tanto que la categoría Mayores aún no tiene definido si seguirá jugando como hasta ahora (Chivilcoy fue campeón del último torneo junto a Pergamino), o si directamente se pasa a otro sistema o se cambia de categoría (se habló de un U21 reforzado con algún Mayor). Lo concreto es que por ahora todo deambula dentro de la incertidumbre general, y más allá de pensar en las competencias, lo primero será bregar para la vuelta a la práctica del deporte.

Por Pablo Tribuzzio

Compartir