"Federación con todos", integrada por nueve asociaciones, se presentará como oposición al gobierno de Miguel Chami.

Por Mauro Giovannini / mgiovannini@lanueva.com

   El 14 de marzo de 2018, Marcello Pallotti fue electo presidente de la Asociación Bahiense de Básquetbol en reemplazo de Maximiliano Görg.

   Dos años después, el último 26 de febrero, fue avalado para continuar su presidencia.

   Ahora, el bahiense, padre de Bruno, está ante la posibilidad de ser el máximo mandatario a nivel provincial, al encabezar la "Federación con Todos", una agrupación que comenzó a gestarse a fines del año pasado y que anoche tuvo su apogeo.

   "La pandemia nos fue llevando a estar más tiempo reunidos y armamos un lindo grupo de trabajo, con gente que piensa diferente pero que logra consenso y que trabaja bajo el convencimiento. Anoche se decidió votar una conducción y me eligieron a mí. Ahí estamos, en camino a ver si podemos generar un cambio a nivel federativo", le contó Pallotti a La Nueva.

   Hoy en día, la Federación de Básquetbol de la Provincia de Buenos Aires es presidida por Miguel Chami —desde diciembre, vicepresidente de CABB— y está integrada por 16 asociaciones.

   De ellas, nueve forman parte de la flamante oposición, con posibilidad de sumar una más en lo inmediato. Son ellas: Mar del Plata, La Plata, Chivilcoy, Punta Alta, Tres Arroyos, Esteban Echeverría, Partido de La Costa, Necochea y, naturalmente, Bahía Blanca.

   "Esto surgió después de algunas reuniones de Federación, en las que no se tuvo en cuenta a todas las Asociaciones. Las decisiones que se tomaron fueron unilaterales y generó un rechazo. Entonces, empezamos a trabajar juntos para ver una alternativa", añadió el titular de la ABB que, desde diciembre, luce remodelada.

   "Chami hoy es vicepresidente de la CABB —continuó—, por lo que no tendría que estar ejerciendo como presidente de la Federación. Pero lo está haciendo de forma activa y creo que no corresponde. Él se presenta como alternativa a la presidencia pero, en realidad, es imposible, porque sería como una testimonial: jugar a presidente cuando no podés ejercer".

   —¿Si asumís en Federación tendrías que dar un paso al costado en la ABB?

   —Si me tocara ser presidente de Federación, debería tomarme licencia en Bahía. Obviamente, está Guillermo Barco que en toda mi gestión, desde que entramos, estuvo presente. Claramente él sabe lo que queremos y hacia dónde vamos.

   —¿Cuándo serían las elecciones?

   —La posibilidad de llegar a elecciones tendría que ser por Zoom. Pero ya se tendría que haber presentado la Memoria y Balance y está todo demorado sin ningún tipo de motivo. Hemos presentado infinidad de notas solicitando distintas medidas para avanzar e ir cerrando el tema, pero no tenemos respuestas de Federación. Hoy está todo en manos de Chami, tratando de que esto se dilate. Tendríamos que haber tenido elecciones en mayo, con la pandemia por supuesto que se atrasó, pero ahora ya es momento de que se resuelva.

   —¿En qué consiste la propuesta de "Federación con Todos"?

   —Muchas cosas tienen que ver con lo que trabajamos en Bahía, es una propuesta parecida. Queremos desarrollar todo lo que es imagen, comunicación, que participen las Asociaciones, trabajar desde lo jurídico, contable, financiero, marketing y logística. Tenemos también previsto hacer acciones sociales. Siempre, que las Asociaciones sean participativas, que todas formen parte de la Federación. Lo mismo que se planteó en Bahía, donde los clubes son parte de la Asociación y que tengan voz y voto; algo que hoy en día no sucede. Llevar de forma masiva el básquet a la sociedad y a la escuelas, si podemos lograr eso sería algo muy importante. Hay muchas cosas más, como reforma de los torneos, que es una cosa muy obsoleta...

   —¿Lo que lograron en Bahía te dio sustento para ser candidato en Federación?

   —Bahía tiene nombre propio. Hoy, representar a Bahía es una fuerza política que juega fuerte. Particularmente, puede ser uno de los motivos más importantes. Mi persona, mi impronta y mi forma de ser, seguramente llevaron al grupo a confiar en mí; espero estar a la altura y poder transformar todo como queremos. Siempre, sabiendo que no es un trabajo a corto plazo y que no termina en mí, sino que debería ser un trabajo a largo plazo para que el que venga después tenga una política de gestión basal y mantenerla en el tiempo. Ese sería mi objetivo como conducción, así es todo lo que hago, empezando por mi empresa.

Adjuntos

Plataforma de Propuestas

Compartir