El capitán del seleccionado nacional dio una extensa entrevista con el programa Triángulo & Dos en la que no dejó opiniones punzantes y certeras.

Luis Scola siempre es nota. Y cuando habla sin límites de tiempo puede explicar sus conceptos. En la tarde del domingo participó del programa de radio Triángulo & Dos, se sumó al debate habló de su visión de la Liga Nacional, la Confederación Argentina y el formato del sistema de deportes a nivel general en Argentina. A continuación, algunas de sus frases salientes.

La pandemia

“Fueron momentos difíciles, pero en la línea de lo que va viviendo todo el mundo, evidentemente donde hay más muertes es más duro. Si se muere un allegado o se enferma alguien, es peor. Creo que está golpeando muy parejo en todos lados, hay una sensación de que está pasando de un lado a otro. Cuando esto recién empezó escuchaba comentarios de gente en haciendo chistes, y no entendía por qué, porque en un par de semanas podían vivir lo mismo. Casi dos semanas después estaban en una situación complicada y decían “¿cómo nos burlamos de esto?”. Un amigo me ofreció enviarme protección, y le dije que no, que no era importante. Después yo estaba desesperado por conseguirlas. Pasó lo mismo en Francia, en España, y ahora está pasando lo mismo en Latinoamérica. Uno va viendo el futuro, uno que sale y otro que va entrando”.

“Y veo la nueva normalidad como se le llama, bastante normal, inicialmente era diferente, pero ahora lo veo normal. Hay cosas que dentro de esto que no son sostenibles en el tiempo. Podemos estar un tiempo, pero en algún momento un avión o un restaurante el lugar se tiene que llenar. ¿Cuánto tiempo se puede jugar un torneo sin público? Cómo se va a llevar adelante un torneo importante si no se abren las fronteras, son cosas en el mundo que nosotros conocemos que es imposibles de realizar. ¿Cómo se desata este nudo? Hasta hoy no podemos entrenar 5 contra 5, y faltan un par de semanas para la pretemporada. Hay cosas más prioritarias, y las cosas se van a ir solucionando por el orden de prioridades y esto, el deporte, será una prioridad baja”.

“Todo es mucho más fácil cuando estás solo. Si te agarra la pandemia en el momento difícil, te subís a un avión o agarrás un auto. Cuando tenés una familia de 6 es mucho más complicado. En este caso no me dio miedo, los chicos no eran el problema. No estaba preocupado de que mi hijo fuera a contagiarse y morir, estaba preocupado por la decisión correcta que tenía que tomar. Muchos jugadores decidieron irse de Europa. Teníamos la duda si volver a la Argentina. Decidimos quedarnos en Milano porque estábamos un poco más cerca del final que, por ejemplo, Buenos Aires. Pasó el tiempo y realmente nos preguntamos si habíamos elegido el lugar indicado. No dejamos de tomar esa decisión sin saber qué iba a pasar, tratando de adivinar lo que podía ser mejor”.

“Para mí podría haber sido el final de mi carrera, por suerte no lo fue. El final cinematográfico no me cambia nada, eso siempre lo digo, y lo pienso. Así y todo, no era algo que me gustara que me termine retirando una pandemia, no lo pensaba, es incómodo”.

“Estoy relacionado con la gente de la NBA, y no vi lugar en el mundo donde se respete tanto a los jugadores. Fueron el ejemplo máximo, fue la primera liga que se canceló, con gente en las tribunas, con los jugadores entrados en calor, no les importó nada, mandaron a todos a su casa, la NBA en ese sentido es espectacular. Es para que ligas de todo el mundo vayan y aprendan a manejar este tipo de cosas. Realmente es un placer verlos actuar, incluso con la presión de jugar”.

Los Juegos Olímpicos

“Estar en los Juegos Olímpicos fue una decisión dura de tomar, pero yo los quiero jugar. No fue pura y exclusivamente la razón de la decisión, yo tengo que jugar un año entero, no puedo hacer algo pensando sólo en eso y sería faltarle el respeto al Varese. Yo tenía que pensar si estaba en condiciones de encarar este proyecto de la forma que a mí me gusta. Para mí hay dos formas de llegar, 100 o 0. Si vos no pensás que vas a llegar al 100% no tenés que ir. Eso va más allá de la selección, eso será en junio y agosto del año que viene. Esto arranca en este julio y termina el año que viene. Yo tenía que tomar la decisión personal de si quería y podía hacerlo. Yo no tengo ninguna certeza de que se vayan a jugar los Juegos Olímpicos, yo no creo que haya un 60% de chances hoy de que se hagan. Sin saber, sin tener información, siento que siendo muy optimista hablamos de un 50% y 50%. Yo no puedo atar una decisión de vida de un año entero a algo que está tan abierto. Pesó en una parte, pero no en toda la decisión”.

El deporte en Argentina y la dirigencia

“Nuestro sistema de deportes es obsoleto, antiguo, algo que el resto del mundo eliminó. El deporte nace como un divertimento, se convierte en una competencia y hoy es algo enorme. Nosotros lo seguimos manejando de la misma manera que cuando era pequeña. Hoy necesitamos gente capacitada y específica en cada área, nosotros seguimos hablando de estatutos, de dirigencias, seguimos hablando de gente que porque estuvo en un club tiene derechos, cosas que no ves en ninguna parte del mundo que quieras copiar. El motor es un área profesionalizada que no tiene nada que ver con lo que pasa en Argentina. Pasa desde el fútbol, a todos los deportes hacia abajo, con el agravante en cada uno de los casos de que al ser más chico que hay menos dinero, menor repercusión, menos interés en esos puestos, por ende hay más facilidad de hacer cosas. Y eso pasa porque el sistema que tenemos les permite que pase. Les permite que gente sin capacidad para estar en esos lugares se perpetúa y se vuelven a votar a ellos mismos y es imposible de entrar, por eso pueden hacer lo que quieran. Ya no hablamos de malas gestiones, sino de gestiones fraudulentas de personas que tienen malicia y que quieren sacar un beneficio de un lugar donde no hay lugar para eso. No todos los deportes, no todos los dirigentes, pero pasa”.

“León fue un adelantado a su época, y su problema posiblemente lo encuentres hoy con quien treinta años después quiera meter un proyecto innovador. León fue lo que fue porque era un adelantado a su época, pero muchas gente se agarran de sus frases y no son adaptables. Lo que dijo estaba bien para ese momento. El que lo reemplazó debería haber sido más innovador, y así sucesivamente. No quiero que se entienda en contra de León, estoy a favor de él. La gente se pregunta qué hubiera pasado si León no hubiera existido. No estaríamos jugando zonales. Alguien hubiera creado la liga más tarde, de otra manera, pero no podemos pensar que no habría una Liga. El mundo va evolucionando, León fue el primero que lo hizo, él trajo cosas que había visto en otras partes del mundo. Hoy en otras partes del mundo hacen otras cosas. Siempre hay que estar con lo nuevo. Lo que decís hoy mañana puede estar mal, es un altamente mundo dinámico, lo que decís hoy mañana puede estar mal. Uno tiene que estar cambiando constantemente ese proyecto. No te podés quedar con lo que pasó en el 85, en el 90. Dentro de 10 años tiene que haber alguien con ideas innovadoras y habrá que cambiar todo de nuevo”.

“Hay un montón de cosas que se pueden cambiar, sobre una base de algo que ya existe, estoy 100% de acuerdo que León fue un adelantado y fue gigante para nuestro deporte. Nuevos Leones deberían haber aparecido entre el 85 y hoy, y nunca aparecieron. No viene nadie a decir “vamos a copiar a Argentina”. No viene nadie. Y nosotros no tenemos la capacidad de ver que no estamos a la altura de otros lugares, y poder decir mirá lo que hace tal y poder evolucionar. Hay cosas que no podemos hacer, no podemos tener un estadio de lo que tienen en la NBA, pero pueden tener un estadio mejor de lo que tenemos ahora. Estamos muy atrás y no creemos que estamos atrás, por eso no quieren acelerar. Escuchamos a los que dirigen la liga ahora y escuchamos que decimos que somos una liga modelo, somos una escuela, nos copian de Latinoamérica. Yo estoy afuera hace 25 años y no veo absolutamente nada eso”.

“Es una contradicción, si digo que estoy en contra, si hoy fuera dirigente, sería parte de un sistema que digo que no funciona, que es obsoleto. Lo primero que tendría que cambiar es eso. Los dirigentes piensan exactamente lo opuesto a lo que pienso yo: su comentario es que los dirigentes son lo más importante en el básquet y que hay que reafirmar este sistema y sellarlo para que nunca nadie lo cambie”.

“Un jugador no siempre es un profesional idóneo. Hay jugadores que tienen características de ser dirigentes, y otros que no la tienen. Decir que los ex jugadores pueden estar, es abrir un abanico a mil ex jugadores que no tienen la capacidad de ser dirigente. Una organización necesita conocimiento de campo. El básquet argentino lo puede aplicar a ex jugadores mientras que estén capacitados, no por ser ex jugadores, no creo que esto vaya a pasar con la dirigencia actual de CABB. Si hubiera otra gente al cargo, y hay ex jugadores no debería ser un problema. Esta gente que está en la Confederación ahora lo único que quieren es gente que juegue el juego que jueguen ellos. Te invitan a ir siempre que no te vayas a revelar. De esa manera puede haber alguien. O ex jugadores que tengan una mentalidad alineada a lo que hacen. Una persona puede creer que lo que hacen es idóneo, para mí no”.

“El básquet argentino necesita un cambio estructural casi total. La CABB por ejemplo abarca muchísimo, el motor son las selecciones mayores masculinas y femeninas, eso es el motor, lo que te da todo, y como lo hacen, jugando torneo importantes, ganando, clasificando, ahí vas a generar ingresos que vas a dividir entre los demás rubros, ahí tenés el activo, lo que eso genere va cayendo en forma de cascada a los demás rubros. En ese sentido no tiene que ver con esta gestión, ni con la anterior, hay que buscar una organización sustentable en el tiempo, que sea orgánica, para no estar pidiendo plata constantemente y generar tus recursos. Eso te permite pararte en un lugar. Cuando no tienes recursos propios estás tambaleando constantemente, hay que logras ser sustentable y que pueda vivir de su propia economía, de lo que genera. En esa línea empezar a construir de abajo hacia arriba. La selección mayor es la piedra fundamental, mientras más ancha, robusta y gruesa es podés construir hacia arriba. Si querés hacerlo al revés te queda una pirámide invertida, que se cae. El foco tiene que estar en lo que te da la base de la pirámide. Un sistema orgánico y sustentable no cambia de gestión a gestión. Cuatro años en el deporte profesional es nada. Podés ganar en ese tiempo, pero no tiene que ver. En gestiones cada 4 años no vas a poder torcer el destino de la Confederación. Si tenés una organización profesional, tiene que ser la persona idónea. Nosotros como selección no tenemos influencia en el destino final del producto. No hacemos nada para que Sola meta un punto más. Scola se fue a los 18 años y cuando viene nos ayuda o no. Hay que plantearse y hacer algo para torcer el destino y continuar eso en el tiempo. Para eso hay que iniciar con las formativas con chicos de 13 años, buscándolo y generando el talento para que vayan a euroliga, NBA, etc. Eso hoy no pasa. Eso empieza hoy, imaginando que se desarrolla a la perfección el primer triunfo lo tenés dentro de diez años. Nunca un proyecto se hace en 4 años. Un proyecto serio dura 20 años, y nadie dura 20 años en su puesto. Tenés que hacer algo con la convicción de que vos no vas a ver el resultado. Lo tenés que hacer porque es el camino, no porque vayas a ver el resultado, alguien más se va a llevar el beneficio. Vos tenés que poner tu grano de arena, tu engranaje, si vos te crees que sos la máquina, vas a terminar con un engranaje. Nadie se puede creer más importante que la máquina. Tu gestión no va a durar lo necesario para poder hacer algo. Tu resultado va a ser chico. Si tu proyecto está bien ejecutado puede tener un gran resultado”.

“Me interesa que se haga justicia con el juicio a Germán Vaccaro, lo decidirá alguien que está por encima nuestro, lamentablemente en nuestro país no se hace justicia siempre.

La Liga

“Pienso que es una liga que no está en su mejor momento, creo que se vienen momentos peores. Posiblemente post pandemia estemos en un nivel similar al del 2001. No pienso que es una liga mala, pero no pienso que sea modelo ni está en una liga de las mejores del mundo”.

“Algunos de los problemas que tiene la liga no tienen que ver con la liga, sino con el momento del país. La pandemia va a ser gran parte de los problemas que se vienen, eso es para aclararlo. Estoy de acuerdo con el tema de los extranjeros, una liga para ser competitiva debe tener libertad, que vos puedas contratar talento. Ahora, estoy en contra de que los extranjeros tengan un régimen diferente a lo de los nacionales. Una de las ventajas de los nacionales es que son más sólidos. Si vos podés constantemente cambiar extranjeros, eventualmente vas a pegarla con uno que juegue bien. Si te dan la posibilidad de tener extranjeros pero sólo poder cambiarlo dos veces, va a ser diferente. Ahí es cuando el jugador nacional va a tener más oportunidades de mejorar. Sumo además que la cantidad de equipos disuelve la cantidad de talento. La liga tiene que tener una relación con la cantidad de talento que vos tenés. Eso podría estar mejor”.

“Soy de la idea de tener una cantidad de equipos acorde a la cantidad de talento que tenés. La liga puede aumentar su número en cuanto puedas mantener el nivel y el espectáculo. Si no podés mantenerlo, si tu talento es bajo deberías achicarlo a la espera de que el número puede crecer. Nuestra selección crece en línea directa con el éxodo. Cuando pudimos competir contra los mejores todas las semanas de nuestra vida. Al haber ido a jugar contra los mejores, y tenés que enfrentarlos en el mundial es otra cosa. España, cuando yo estaba y liberaron las fichas dijeron que no iban a poder ganar un partido con la selección. Estás pensando que no podés competir. ¿Por qué tanta protección con los cupos? Cuando los españoles pelearon en contra de esto, vimos que nada de lo que dijeron que iba a pasar, pasó. España consiguió la mejor camada de su historia. Por qué pasa esto, porque sus jugadores compiten contra los mejores y los tenían en su mismo equipo. Mientras puedas elevar el talento de tu liga, los jugadores nacionales, que siempre van a sobrevivir, van a mejorar. Ayuda al desarrollo de los jugadores nacionales”.

“Uno no se forma en donde empieza a picar la pelota. En ese momento no éramos lo que fuimos. Los jugadores de la Generación Dorada se formaron en el extranjero. Por supuesto empezás a jugar en Argentina porque sos argentino. Si no hubiéramos ido al exterior no hubiéramos ganado ninguna medalla. La “escuela” argentina no te lleva a ese lugar, tenés que ir a otro lado para alcanzar eso. Y no veo realmente eso, no veo que venga un equipo que quiera llevar un argentino, por qué no vemos entrenadores formativos en Europa. Si ellos tanto nos elogian y creen que somos mejores. Si hay jugadores, pero no entrenadores. Por qué no incorporan a los argentinos para trabajar de esa manera. No veo eso, no veo un elogio a la escuela argentina”.

“En Argentina hay una cultura del “no puedo”, y eso se usa como excusa para no progresar. Creo que hay una excusa fija para no hacer nada. No me digas lo que no se puede hacer, decime lo que sí se puede”.

Fuente: elciudadanoweb.com

Compartir