Progre mantiene su ascendente nivel y sumó una victoria clave en su misión por salir del fondo. Fue por 81-64 ante el combativo Racing, con Gustavo Maranguello como figura con 23 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias (35 de valoración). Josh Morris (17 tantos y 11 rebotes) fue lo mejor de la Academia.

Del Progreso 81 - Racing 64

Progre sumó su tercer triunfo al hilo en la presente temporada de Liga Argentina, en esta oportunidad la víctima fue Racing de Chivilcoy, quien no pudo doblegar al equipo local, que fue contundente en el marcador y superó a la visita 81 a 64, en un Gigante de la calle Maipú que rugió durante los cuarenta minutos.

En la previa del partido, parecía imposible pensar en una victoria de la dimensión que tuvo el resultado final del miércoles por la noche en la ciudad de General Roca. Aunque con una cuota de optimismo, Del Progreso supo imponerse desde el primer cuarto (17-13) e incrementando las cifras del marcador con el transcurrir de los minutos.

El segundo cuarto continuó exactamente de la misma manera, con Daniel Jaule arengando a su equipo, festejando las conquistas y corrigiendo las falencias, algo que se vio reflejado en el ánimo de los jugadores y en el estilo de juego que llevaron a cabo en el campo. Antes de finalizar la primera mitad, Progre era superior a la visita (40-26).

La segunda mitad comenzó interrumpida, durante algunos minutos el juego se detuvo, un parate que se suponía podría ser favorable a Racing de Chivilcoy, que necesitaba cambiar el ritmo de su ofensiva y defender de una manera que le convenga, ante los grandes contraataques del equipo local, un arma muy utilizada por el técnico Daniel Jaule en los últimos partidos de Liga Argentina.

Restaban diez minutos en el reloj, Del Progreso marcaba un 58 a 44 en su favor, el equipo visitante, con Diego D'Ambrosio a la cabeza intentaba mejorar con acciones colectivas, pero, nuevamente una defensa sólida del local fue la que ganó esa pulseada, en la que ninguno quería tirar la toalla, aunque, finalmente y con un resultado justo, la victoria logró quedarse en tierras rionegrinas, más precisamente en General Roca, en una parte del gran territorio del Alto Valle, en el Gigante, donde se vive y se respira básquet durante los partidos de Liga, un estadio que fue testigo de una nueva victoria del Progre de Daniel Jaule y compañía.

“Sabíamos que era un rival duro, nos cargamos de faltas, pero es un aspecto normal del juego. Creo que lo mejor que hizo el equipo fue la defensa”. Francisco Filippa (jugador de Club Del Progreso). Además, agregó lo siguiente: “Cada vez me siento más suelto. Creo que de a poco me voy ganando la confianza. En el equipo donde estaba sólo era un jugador de recambio. El equipo me abrió las puertas y eso me dio un envión anímico. Soy un jugador que corre mucho la cancha, al ser nacional no tuve ningún problema en conocer la Liga”.

Informe: Prensa Del Progreso

Compartir