Francisco Zustovich, de meter 78 puntos en un partido a estar en la mira de Real Madrid con 14 años

El base de Peñarol se probó en el club español durante una semana y en febrero jugará un torneo.

Francisco Zustovich, el joven crack de 14 años recién cumplidos que brilla en Peñarol de Mar del Plata, se dirigió al centro de entrenamiento del Real Madrid​ en la Ciudad Deportiva de Valdebebas con la excusa de que tenía una sesión de lanzamientos. Pero todo era parte de un engaño ideado por Alberto Angulo, el responsable de las categorías formativas del básquetbol del club.

Cuando Achi llegó, aparecieron detrás de una puerta Facundo Campazzo, Nicolás Laprovíttola y Gabriel Deck, los tres subcampeones mundiales con la Selección argentina que juegan en el equipo merengue, y le dieron una inolvidable sorpresa.

El juvenil no solamente recibió de regalo la camiseta número 14 de Deck en el encuentro del jueves pasado, sino que también pudo presenciar el entrenamiento del primer equipo antes del duelo por la Euroliga frente al Anadolu Efes y conocer al entrenador Pablo Laso.

Invitado por Real Madrid y la firma de representación y marketing deportivo You First Sports, Zustovich participó de una semana de entrenamientos en España.

Llegó el lunes de la semana pasada a Madrid y se entrenó desde el martes con el equipo de infantiles. El viernes viajó a Cataluña para participar el fin de semana de la I Copa de Infantil en San Vicente de Montalt, a 40 kilómetros de Barcelona, y enfrentarse a los mejores equipos del básquet juvenil español. 

Tenía pensado volver el lunes pasado, pero con la familia decidieron evitar los traslados y el cambio de huso horario, porque en febrero fue invitado por Real Madrid para participar de la Minicopa Endesa con el equipo blanco, entre el 13 y el 16 de ese mes. Así que se quedaron en la capital española.

El nombre de Achi Zustovich había la vuelta al mundo a principios de diciembre, cuando anotó nada menos que 78 puntos en 20 minutos, en un partido del Argentino de Clubes U13 entre Peñarol y Bolívar.

Pero Real Madrid tiene en la mira al base de 1,83 metro desde por lo menos 2018. La semana de pruebas en la capital española, de hecho, se iba a realizar originalmente en noviembre, pero se postergó hasta esta semana debido a la disputa del Argentino de Clubes.

“El Madrid lo atendió como si fuera un profesional. Es algo increíble, no tengo palabras de agradecimiento”, le cuenta a Clarín Erardo Zustovich, el padre del joven, quien viajó a España para acompañar a su hijo en la semana de pruebas. “Las instalaciones son extraordinarias. Nunca imaginé algo así”, agregó.

De momento, los Zustovich no quieren pensar demasiado en la posibilidad de fichar en un futuro para Real Madrid y sólo desean disfrutar de esta experiencia. “No hay ninguna decisión. Esto es algo inicial. El Real Madrid lo quería conocer y después el futuro dirá”, afirma el padre del joven talento.

“Es una experiencia que vale la pena vivir más allá del resultado. Nuestra única expectativa es que él lo disfrute. Y desde ya te puedo decir que lo está disfrutando”, añade.

Francisco Zustovich forma parte de una familia marplatense que respira básquetbol. Su hermano Eugenio, de 22 años, es profesional en Echagüe de Paraná, que compró su pase a Peñarol hace tres años. Y sus hermanas mayores Sofía y Martina también jugaron en el milrayitas.

En Peñarol, según destaca el padre, “se tomaron muy bien” la invitación que el Real Madrid le hizo al jugador de 14 años. “El club respondió de manera impecable y con todo el apoyo. Es simplemente una invitación y ahora están en receso en Argentina, así que lo comprendieron”, comenta.

El debate sobre los 78 puntos

El día que anotó 78 puntos, el nombre de Achi Zustovich llegó a numerosos medios argentinos y también españoles. Aunque al mismo tiempo se generó un debate en el mundo del básquetbol sobre la pertinencia de que un jugador acapare tantos lanzamientos en una categoría formativa.

Durante los 20 minutos en los que estuvo en el campo, el tiempo máximo permitido en la categoría para cada jugador, anotó 30 de 38 lanzamientos y 17 de 26 tiros libres, mientras que sus compañeros apenas realizaron dos tiros. Peñarol, sin embargo, cayó 113-112 ante Bolívar y el joven crack salió llorando de la cancha.

Su familia cuestionó la exposición a la que se vio sometido el joven y criticó que se hablara de un supuesto egoísmo a la hora de jugar. “Es un nene que lo único que hacer es jugar como si fuera el patio de su casa”, escribió su hermana Martina en Twitter.

Su padre, por su lado, destacó la excelente relación que el jugador tiene con sus compañeros, rivales y entrenadores y pidió no hablar de un “caso Zustovich”. Además, afirmó que es “un muy buen alumno” en el colegio. “Esto es algo que no negociamos cuando de derechos y obligaciones se habla en el seno familiar”, comentó.

Madrid, España.

Especial para Clarín

​HS

Compartir