Pese al pedido de los jugadores, el entrenador de 57 años dejó el cargo tras su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Su autocrítica sobre la falta de estado físico de dos jugadores

Se terminó la era de Sergio Hernández como entrenador del seleccionado argentino de básquet. El anuncio lo hizo el propio Oveja poniendo punto final a los once años a cargo del equipo, dividido en dos etapas. “Para mí se terminó la etapa Selección. Le vendría bien un cambio y empezar un nuevo proceso, y desde ya que va a tener todo mi apoyo”, expresó el ahora ex seleccionador en diálogo con TyC Sports.

Su última participación con el equipo nacional fue en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde no pudo conseguir una medalla. Argentina se despidió en los cuartos de final al caer con Australia (97-59), una de sus tres derrotas en cuatro partidos.

“Hay algunos que ya me quieren retirar. No tengo nada en vista, recién terminan los Juegos, y no tengo propuesta de ningún club. Hoy no soy el técnico de la Selección Argentina, terminé mi contrato y no me pude juntar con los dirigentes de la CAB (Confederación Argentina de Básquetbol)”, continuó.

De esta manera, las palabras del propio Hernández le pusieron final a la posible renovación, tal como pidió Facundo Campazzo, la principal figura del seleccionado.

La Selección es de todos. Yo no puedo dejar de pensar que los entrenadores que están en la Argentina no son partícipe de todo lo que logra el básquet argentino a nivel mundial. La Selección siempre me va a tener a disposición”, explicó Hernández.

Por otro lado, el Oveja, uno de los entrenadores más importantes de la historia del básquet nacional, reconoció que no estuvieron a “la altura” de un juego olímpico, más allá del “alto nivel” de España, Eslovenia y Australia, los tres que vencieron al conjunto argentino.

Fiel a su estilo y sin guardarse nada, el entrenador de 57 años admitió que “el equipo no estuvo a la altura” e incluso fue autocrítico con los 12 elegidos. Según él, Patricio Garino y Gabriel Deck tendrían que haber quedado al margen por no encontrarse al ciento por ciento en lo físico.

“Pato Garino llevaba mucho tiempo sin jugar y yo no lo leí del modo adecuado. Voy a seguir confiando toda mi vida en él, porque es un crack, pero llegó fuera de forma. Asumí que podía jugar como si estuviera en condiciones óptimas y no fue así. Y lo de Gabriel Deck, que no se pudo sumar al equipo en el comienzo y no se recuperó del todo de COVID-19... Yo sé que deja secuelas. No se habló de eso, porque Gabi no es de hablar mucho y porque no queríamos poner excusas. Pero la realidad es que Gabi no podía jugar. Hizo un esfuerzo tremendo, pero no estaba a la altura”, reconoció.

En la cita olímpica el combinado albiceleste cayó frente a EspañaEslovenia y Australia, y su único triunfo fue ante Japón.

La Confederación Argentina de Básquet ya le busca su reemplazante. Picaría en punta Néstor “Che” García, ex DT de Venezuela y San Lorenzo, y luego aparece Pablo Prigioni, quien es asistente en Minnesota Timberwolves de la NBA y también lo fue de Hernández en los juegos Olímpicos. Estos serían los dos candidatos principales. ¿Quién ocupará su cargo? Aún no se sabe. Lo concreto es que el Oveja se despidió y comenzará otro proceso.

Fuente: Infobae

Compartir